Pals

El legado medieval

Pals es un pueblo de maravillosos contrastes.

El núcleo urbano destaca por el magnífico estado de conservación de su villa medieval, con sus calles empedradas, las tumbas visigóticas, la Torre de les Hores, la muralla y un montón de rincones sorprendentes por descubrir.

Otro de los paisajes que nos proporciona Pals son los humedales y sus famosos arrozales, de donde surgen el famoso y apreciado Arroz de Pals. Un entorno muy recomendable para los amantes de la fotografía y el senderismo.

La playa de los Masos de Pals también es otro sitio de enorme interés natural y paisajístico. Un espacio para disfrutar de una jornada de relax, o de deporte con la práctica de windsurf, kitesurf, kayak o snorkel.