Las 10 Visitas culturales Top

Qué visitar

Disfruta del turismo cultural y descubre algunos de los principales rincones con encanto de la costa de Girona.

TOP1
La Catedral Girona

Girona

La Catedral de Girona es uno de los iconos más reconocibles de la ciudad. Construida entre los siglos XI...

TOP2
La Muralla Girona

Girona

El origen de Girona (Gerunda) y su muralla, se debe a la voluntad de controlar la Vía Augusta en su...

TOP3
Castillo del Montgrí L'Estartit

L'Estartit

Coronando el macizo del Montgrí encontramos esta fortificación militar construida durante el siglo XIII...

TOP4
La Ciudadela de Roses Roses

Roses

Una visita a la imponente Ciutadella de Roses te permitirá contemplar en un único ámbito la historia de...

TOP5
Villa romana de Pla de Palol Platja d'Aro

Platja d'Aro

Esta villa romana fundada en el siglo I a.C. ha pasado un tiempo debatiéndose entre la supervivencia o la...

TOP6
Monasterio benedictino Sant Feliu de Guíxols

Sant Feliu de Guíxols

Este imponente conjunto arquitectónico es el núcleo principal de el antiguo Sant Feliu de Guíxols y...

TOP7
La Vila Vella Tossa de Mar

Tossa de Mar

Es un espectacular recinto amurallado construido durante los siglos XII y XIV como defensa ante las...

TOP8
Villa Romana dels Ametllers Tossa de Mar

Tossa de Mar

Fundada el S. I a.C., la Villa romana dels Ametllers es el principal testimonio del paso de la cultura...

TOP9
TOP10
Castillo de Sant Joan Blanes

Blanes

El castillo de San Joan de Blanes, junto con Sa Palomera, son los dos elemento paisajísticos más...


Disfruta del turismo cultural y descubre algunos de los principales rincones con encanto de la costa de Girona.

Por su ubicación geográfica, la Costa Brava ha sido históricamente puerta de entrada de numerosos pueblos e influencias que han dejado una huella cultural imborrable.

Cada pueblo cuenta con un rico patrimonio cultural que nos permite trazar la historia desde la llegada de las culturas griega y romana en Empúries, hasta popularización el arte pictórico del genio Salvador Dalí, con su Museo en Figueres.

Nos centramos en 10 visitas culturales en la Costa Brava que por distintos motivos valen mucho la pena.

La Ciutadella de Roses reúne en una sola e impresionante ubicación toda la historia del pueblo hasta el S.XIX. La entidad y belleza de este conjunto histórico lo convierten en un encantador lugar en el que perderse por unas horas.
Una forma alternativa de visitar este rincón es de noche, pues durante los meses de verano se organizan numerosas actividades, principalmente espectáculos y conciertos.

El Castillo del Montgrí corona la parte más elevada del macizo del mismo nombre. Esta magnífica fortificación construida durante el S.XIII se encuentra totalmente restaurada, y es una visita muy recomendable para disfrutar de una mañana de excursión familiar.
La visita debe realizarse a pié saliendo desde Torroella de Montgrí, convenientemente calzados y con provisión de agua. Tanto la visita al castillo como las vistas de “l'Empordanet”, valen muchísimo la pena.

Desplazándonos más al sur, encontramos los restos de la Villa romana de Pla de Palol, en Platja d'Aro. La visita no va a llevarnos mucho tiempo, pero merece la pena descubrir este pequeño y encantador rincón, y presenciar in situ que la convivencia entre una zona museizada y un entorno urbano 100% turístico, es posible.

Siguiendo la línea de la costa, nos encontramos con el impresionante conjunto monástico benedictino de Sant Feliu, situado a pocos metros de la principal playa del pueblo. Este impresionante espacio arquitectónico acoge el Museo de Historia de la ciudad y el Espacio Carmen Thyssen.
Hay muchos detalles de su arquitectura que van a llamarnos la atención durante la visita, entre los cuales destaca la icónica Porta Ferrada, datada del S.X.

Adentrándonos ya en la comarca de La Selva, encontramos Tossa de Mar, un pueblo que ha sabido conservar una parte significativa de su legado histórico para disfrute de los visitantes.
En el centro del pueblo vamos a encontrarnos con la Villa romana dels Ametllers. Este importante testimonio de la cultura romana es totalmente visitable en sus dos niveles de construcción. En ellos, vamos a poder hacernos una idea de la vida cotidiana en un centro de producción de vino, aceite y salazón durante la época romana.
La misma Tossa de Mar alberga un conjunto fortificado medieval único, como es la Vila Vella que prácticamente conserva su perímetro original.
Un paseo por sus calles seguro que va a inundarnos la galería del teléfono móvil de bellas imágenes de este rincón único de la Costa Brava.

El pueblo vecino de Lloret de Mar también cuenta con un importante patrimonio cultural en el que destacan los edificios pertenecientes a su pasado indiano o las numerosas ermitas y edificios religiosos, como el Santuario de Sant Pere del Bosc. Este edificio destaca por su ubicación respecto a los demás rincones que destacamos, puesto que se encuentra en medio del bosque. Las diferentes reformas que ha experimentado desde su fundación durante el S.XI, han forjado un conjunto arquitectónico que merece la pena visitar. En la actualidad, también acoge un restaurante y un hotel.

En Blanes, el pueblo que abre las puertas de la Costa Brava, destaca la visita a el Castillo de Sant Joan, de estilo románico. En la actualidad, su elementos arquitectónicos más imponentes son su torre del homenaje y la muralla. Su ubicación privilegiada nos permite disfrutar de unas vistas espectaculares sobre la población de Blanes.

Dejando la costa y dirigiéndonos hasta el interior hasta llegar a Girona, vamos a poder disfrutar del espectacular patrimonio de esta ciudad de fundación romana. Es difícil destacar tan solo dos rincones de esta ciudad, pero vamos a quedarnos con dos de los más icónicos: la Catedral y las Murallas.
Arquitectónicamente, la Catedral de Girona está construida en distintas fases y en base a diferentes estilos. Por ello, este edificio religioso posee una personalidad única que va a cautivarnos des de el mismo momento en que lleguemos a los pies de su fabulosa escalinata. Los fans de la serie Juego de Tronos seguro que van a reconocer esta vista de la Catedral.
Una parte importante de la muralla de Girona ha sobrevivido a las distintas transformaciones y ampliaciones que ha experimentado la ciudad. Vamos a poder acceder al camino de ronda des de distintos puntos y recorrer sus más de 2km, descubrir sus torres defensivas y disfrutar de una panorámica única sobre la ciudad de Girona.

Planifica tus vacaciones en la Costa Brava

Habitación 1
+ Añadir habitación